Yaiza Rubio: “Tengo un sueño: la mujer como factor clave de la revolución digital”

0
Yaiza Rubio, primera mujer hacker española.

Vaya por delante que yo no estudié una carrera técnica. Fue a raíz de descubrir el mundo de la ciberseguridad tras la disciplina del análisis de inteligencia cuando se abrió un mundo nuevo para mí. Con la ayuda inseparable de compañeros, curiosidad y constancia fue como aterricé en este mundo. Un mundo que tiene como principal objetivo tener una comprensión íntima del funcionamiento interno de un sistema, de equipos o de las redes informáticas en particular.

Este 16 de mayo cumplo cinco años en ElevenPaths donde una parte importante de nuestros esfuerzos van destinados a hacer innovación. Principalmente para mejorar nuestros productos y servicios pero también para ser un player de referencia a nivel mundial mediante (como no) las principales conferencias de seguridad. En mi caso, tuve la suerte de poder acudir a BlackHat y DefCON con herramientas y algunos descubrimientos en los que habíamos trabajado durante el año 2017.

Al ser un evento al que acuden los principales analistas del sector pensé que me encontraría con más mujeres que en los eventos a los que puedes acudir en España. Para mi sorpresa, no fue así. Exactamente, del total de ponentes únicamente un 8% eran mujeres. Sin saber muy bien a qué puede ser debido, después de unos años en la profesión, me aventuro a desarrollar algunos motivos.

En primer lugar, el estereotipo de persona poco sociable y oscura que se ha trasmitido en los medios de comunicación sobre profesionales como yo, no ha ayudado a hacer mi campo atractivo para aquellas generaciones que se encuentran en el momento de elegir una carrera. En realidad, trato de imaginarme a mí con dieciocho años. Me acuerdo de que fue un momento con muchas dudas pero también con ciertos atisbos de claridad: quería una profesión de movimiento y dentro de lo posible que aquello que hiciera tuviera un impacto positivo en la sociedad. No sé si llegaré a conseguirlo pero, ¿qué puede tener más impacto positivo que el que tiene la tecnología a día de hoy en nuestras vidas? O, ¿qué puede tener más trasfondo social que el de querer compartir tu conocimiento con los demás o ayudar a los demás a conozcan cuáles son los riesgos de internet?

Por otro lado, la formación en las nuevas tecnologías no debería ser una materia optativa en los centros escolares. A día de hoy, estas habilidades se están adquiriendo mediante formación informal (clases extraescolares, campamentos, cursos los fines de semana…). Creo que Amy Cuddy, psicóloga en Harvard, dió con la clave. Las niñas cuando llegan a los 12 años cambian su lenguaje corporal porque de repente pierden seguridad. El entorno debe tener muy en cuenta este detalle porque cualquier comentario negativo sobre su valía o sobre la tecnología puede ser decisivo para no generar en ellas ese gusanillo que se necesita para querer aprender diariamente sobre esto. Por eso, si desde pequeños comenzáramos a inculcar ciertas habilidades técnicas a los más pequeños, ellos cogerán confianza y quizá a la hora de elegir una profesión, tendrán en cuenta alguna carrera técnica.

Y, por último, existe una escasez de referentes. Mentiría si ahora dijera que Marie Curie o Margaret Hamilton son mujeres que me han inspirado a lo largo de mi vida. Aprecio mucho el mérito que tienen pero si a mí me pillan muy lejos imagínense a una niña de dieciséis años. Mi campo siempre ha sido liderado por hombres y, por lo tanto, mis referentes son hombres. Pero la vida cambia y este sector no será diferente. La revolución tecnológica que estamos presenciando aporta tanto a nuestra economía y a la sociedad en general que no nos podemos permitir dejar a la mitad de la población fuera de ella.

Artículo realizado por: Yaiza Rubio, primera mujer hacker española.

Deja un comentario