La diplomacia parlamentaria, según Teresa Jiménez-Becerril

0
Teresa Jiménez- Becerril, eurodiputada del Parlamento Europeo.

Cuando hablamos de diplomacia hablamos de relaciones entre Estados y de personas que las llevan a cabo. También decimos: “estuvo muy diplomático” si se sale de una situación manteniendo la posición que se defiende pero sin contrariar a las partes e incluso encontrando un punto que satisfaga a ambas.

Me propusieron con motivo de la celebración de Madrid Woman’s Week 2018, que mi presentación fuera orientada hacia la diplomacia en femenino. Tuve como compañeras de mesa a dos prestigiosas diplomáticas de carrera; la embajadora de Méjico y la de Chipre. Realmente pensé que poco tendría que decir sobre diplomacia frente a dos mujeres de carrera diplomática. Pero al llegar mi turno y hablar de mi experiencia personal como Parlamentaria europea comprendí que una parte mi trabajo tenía un ámbito de diplomacia parlamentaria, ya que soy presidenta de la Comisión parlamentaria mixta México-UE, compuesta por congresistas y senadores mexicanos y parlamentarios europeos, los cuales nos reunimos bianualmente en Méjico y en Bruselas o Estrasburgo.

En nuestras reuniones tratamos todos los asuntos que interesan a los ciudadanos de ambas regiones; situación política, económica, laboral. También tratamos sobre seguridad (terrorismo, crimen organizado y narco tráfico etc ) la justicia ( impunidad etc). La situación de la mujer, ya sea política, como social o de seguridad, siendo la violencia de género un tema recurrente en nuestras ponencias. Como Presidenta de, la delegación de Méjico recibo a muchísimos mexicanos y a ONG que los representan en Europa, a la vez que nos reunimos con la sociedad civil en nuestros viajes a Méjico. Por ello la labor de diplomacia es amplísima, ya que estamos en continuo contacto con los representantes diplomáticos en la UE del país azteca.

En el desarrollo de mi trabajo como parlamentaria viajamos a muchos países dentro y fuera de Europa y ya sea en el ámbito de nuestras comisiones o fuera de ellas, tratamos de resolver conflictos, donde la diplomacia es fundamental. Y donde los parlamentarios representamos los intereses de los europeos frente a otros Estados. Recientemente estuve en Chipre, defendiendo y apoyando a los ciudadanos que fueron expulsados de su legítima ciudad Famagusta, por las tropas turcas y ellos confían en nosotros parlamentarios europeos para que demos voz a su legítima reclamación justicia. Después de 34 años quienes no han podido regresar a su tierra, siguen, en algunos casos, con sus maletas hechas. La esperanza no se pierde cuando la memoria y la dignidad siguen intactas. Este es un ejemplo de ayuda a ciudadanos europeos sometidos a una clara violaciones de los derechos humanos.

También tenemos ocasión de participar en misiones de observación electorales, como una en la que participe hace unos años en Venezuela, donde la oposición ganó por amplia mayoría aunque el sueño de libertad de los venezolanos, se estrelló pronto contra la dura realidad de la dictadura del régimen de Maduro. En Líbano recuerdo haber participado en una misión desde el prisma del diálogo intercultural, donde estuvimos con los máximos líderes religiosos y políticos, visitando también los campos de refugiados a pocos kilómetros de Siria, frontera con Líbano. Todas ellas experiencias que traerse de vuelta al Parlamento europeo para poder trabajar en la reducción de los graves retos a los que Europa se enfrenta donde la inmigración, es uno de los más difíciles de resolver.

El terrorismo y la amenaza que representa para los ciudadanos es una de mis preocupaciones y a la que dedicó gran parte de mi trabajo. La defensa de las víctimas está en el centro de las leyes que he llevado a cabo. Víctimas del terrorismo, de trata de seres humanos (la mayoría mujeres y niñas,) víctimas de violencia de género, también niños desaparecidos y explotados y muchas víctimas que necesitan derechos , apoyo y protección y a las que necesitamos ofrecerles esas leyes ya aprobadas en la Unión Europea y que están siendo implementadas en todos los Estados miembros.

Mi trabajo es político, pero como decía mi hermano Alberto Jiménez-Becerril, teniente alcalde de la ciudad de Sevilla y asesinado por la organización terrorista ETA en Sevilla junto a su esposa Ascen, – ” La política es la vida, Tere”. Y yo añado “y la vida tiene una gran parte de diplomacia”. Amo mi trabajo, servir a mi país desde Europa y trabajar por el bienestar de los españoles y europeos.

Artículo realizado por Teresa Jiménez-Becerril, eurodiputada del Parlamento Europeo.

Deja un comentario