La perspectiva de género, clave para la respuesta al Covid-19

0

El pasado mes de marzo, publicamos desde Fundación Woman’s Week un artículo en el que analizábamos la crisis sanitaria provocada por el Covid-19 con perspectiva de género, bajo el título: ‘Perspectiva de género ante la crisis sanitaria’.

En él afirmábamos la importancia de poner el foco en las nuevas problemáticas a las que se enfrenta la mujer en este escenario de alerta, con el fin de que no pasen desapercibidas por el gobierno, las instituciones, el tejido empresarial y la sociedad en general y podamos así paliarlas en la medida de lo posible.

Esta semana, el Instituto de la Mujer ha publicado un informe en el que alerta del fuerte impacto de esta crisis sobre las mujeres. Por ello, tal y como apuntábamos en nuestro artículo es tan importante aplicar la perspectiva de género en las posibles respuestas y soluciones que se implementen, pudiendo así disminuir estos efectos.

Este informe es un radiografía sobre los factores económicos, sociales y sanitarios que convierten a la mujer en una víctima más vulnerable ante esta pandemia.

Según citan en el informe: “En esta triple dimensión de la pandemia, sanitaria, social y económica, se hace necesario conocer el alcance del impacto de género que produce e incorporarlo en la respuesta de una crisis que, por sus propias características, afecta de manera diferente a mujeres y hombres.

Estas características son:

• Sobrecarga del trabajo sanitario y de servicios esenciales: las mujeres representan el 70% del personal sanitario en todo el mundo y son mayoría en sectores del comercio de alimentación y de los servicios de limpieza hospitalaria y de residencias que son esenciales para el mantenimiento de las poblaciones.

• Centralidad de las tareas de cuidados: las mujeres siguen realizando la mayor parte del trabajo doméstico y cuidado de personas dependientes, remunerado y no remunerado, asumiendo también una mayor carga mental derivada de la misma. Además, muchas mujeres se ven abocadas a no poder seguir trabajando por tener que hacer frente a las tareas de cuidado al encontrarse los centros escolares cerrados.

• Las mujeres sufren mayor precariedad y pobreza laboral, lo cual las sitúa en un peor lugar para afrontar un nuevo periodo de crisis (especialmente mujeres jóvenes, las mujeres con baja cualificación y las mujeres migrantes), además algunos de los sectores más afectados, como el comercio, turismo y hostelería, están altamente feminizados. En sus últimas proyecciones la OCDE prevé que el turismo  tendrá una reducción de actividad del 70%. En la misma línea el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que la ralentización de la economía en España en 2020 estará determinada por las dificultades para continuar la actividad en la cadena de suministro, el comercio, el turismo y el consumo interno.

• Aumento del riesgo de violencia de género y otros tipos de violencia contra las mujeres derivado de la situación de confinamiento.

Además, el informe advierte que “Ignorar el impacto de género tendría consecuencias económicas y sociales que agravarían la desigualdad” y destaca que además de formar parte de la respuesta, las mujeres “deben integrarse en la toma de decisiones para salir de ella, es decir, no pueden ser solo quienes proporcionan salud global mientras los hombres lideran”.

El documento hace especial mención a las trabajadoras del hogar, uno de los grupos más precarizados y desprotegidos, la existencia del despido por desistimiento, la falta de acceso a la prestación por desempleo y también su elevado nivel de exposición al contagio las convierte en uno de los colectivos más vulnerables, sobre todo considerando el elevado porcentaje de ellas que permanecen en la economía informal.

También sostiene, entre otras cuestiones,que la implementación del teletrabajo debe realizarse aplicando el enfoque de género y atendiendo al principio de corresponsabilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre