Es hora de cambiar el modelo y poner el foco en el maltratador

0
Carmen Mª García, presidenta de FWW.

Corren ríos de tinta sobre la violencia de género en este otoño recién estrenado: juicios, denuncias, manadas, famosos, detenciones, redes sociales… Y pronto llega hasta un día que es más de denuncia que de celebración. El 25 de noviembre viviremos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer para denunciar la violencia que se ejerce sobre las personas al ser discriminadas por su género en todo el mundo -violencia machista mayoritariamente- y para reclamar políticas en todos los países para su erradicación.

Llevamos ya demasiado tiempo acomodando el oído a noticias sobre mujeres asesinadas a manos de su pareja, violaciones, acoso, sentencias que hacen que nos cuestionemos un cambio en la legislación, campañas dirigidas a las víctimas… Pero hay otro mensaje del que nos olvidamos con frecuencia y que debería estar omnipresente como el verdadero causante de la privación de libertades, de los acosos, de las violaciones y los asesinatos. Hacia allí deberíamos dirigir las campañas de sensibilización para erradicar esa “enfermedad social injustificable” de la que hablaba Soledad Cazorla.

Muchas son las campañas que en este mes de noviembre pretenden poner el foco en la violencia de género y que recuerdan a las mujeres que ‘¡Hay Salida!’, que la sociedad está con ellas, aunque todavía nos quede un largo camino por recorrer.

Pero porqué no cambiamos la dirección del mensaje, porqué no nos dirigimos a ellos, a los acosadores, a los maltratadores… con el fin de que recaiga en ellos y en su conciencia la vigilancia de la sociedad.

La gran oportunidad nos la brindan hoy en día las redes sociales, apoyadas por los medios escritos, la radio y la televisión, todo un multimedia a disposición de los ciudadanos para conectar con el mundo, implicarse y movilizarse. Todo ello nos permite hablar en voz alta y decir que las mujeres ni somos responsables ni somos culpables. No queremos ser víctimas, queremos que respeten nuestros derechos, que respeten nuestras libertades, queremos decidir como queremos vivir. Busquemos mensajes dirigidos a ellos.

Soledad Murillo, una de las principales inspiradoras de la ley de medidas de protección integral contra la violencia de género, ya dijo en alguna ocasión que hay que trabajar más con ellos; pero no cuando maltratan, sino antes. Pongámoslo en marcha.

Días atrás, en uno de nuestros #EmpowerMeet con chicas jóvenes del sector de la publicidad, analizamos la evolución de las campañas sobre violencia de género.

La visión que tienen las nuevas generaciones es muy distinta a la que podemos tener las que llevamos algún tiempo poniendo el foco en el problema de la violencia de género. Ellas son jóvenes, formadas, seguras, independientes y con una gran ambición; pero no entienden estos mensajes.

No entienden que las campañas vayan dirigidas a concienciar a las mujeres de cómo actuar, de denunciar y fortalecerse, en definitiva. Nos detuvimos escuchando una de estas campañas cuyo mensaje decía algo así como: denuncia que te acompañamos, no te saltes las señales, no dejes que te diga lo que debes ponerte, lo que debes decir o como debes comportarte.

Quizá haya llegado el momento de cambiar el modelo. Quizá debamos reenfocar las campañas y buscar otro sujeto en lugar de dirigirlas a las víctimas, a esas mujeres vulnerables, mujeres que han caído en el desánimo, despojadas de su autoestima. Todas las campañas de las últimas décadas van dirigidas a ellas.

Creo llegado el momento en que debemos dar un paso hacia adelante y mostrar la cara de los responsables. Construir campañas que vayan dirigidas a los maltratadores, a los asesinos de las libertades de las mujeres.

No queremos denunciar. No queremos mirar hacia atrás cada vez que vamos solas por la calle. No queremos estar en alerta cada vez que salimos de fiesta. No queremos renunciar a nuestros derechos. No queremos sentirnos culpables.

Lo que queremos es que nos respeten, que no nos peguen, que no nos maten. Queremos que los maltratadores sean conscientes de nuestras libertades, que nos dejen decidir si nos vestimos de tal o cual manera, que dejen de acusarnos de provocarlos.

El nuevo objetivo estaría en que se conciencien ellos, que a ellos se les dirijan los mensajes que le saquen los colores, que sientan vergüenza, que queden aislados cuando cuenten un chiste machista, que no se rían cuando un amigo increpe a una mujer. Ellos son los responsables de privarnos de nuestra libertad, de mermar nuestros derechos.

Desde la Fundación Woman’s Week hace años que implicamos a actores, actrices, cantantes, periodistas, mujeres y hombres visibles para fomentar en los colegios la Igualdad de oportunidades. Ayudamos a entender el rol de las chicas y de los chicos en este escenario, que es el mundo donde debemos respetar los derechos, tanto de hombres como de mujeres, y seguiremos trabajando en ello, en la educación y con nuestro programa Generando Valores que se creó para educar en igualdad a lxs jóvenes, a los niños y niñas, desde la experiencia.

“Hay que detectar pronto las primeras señales y así evitaremos que se cronifique”, sugería Blanca Hernández, la ex delegada de Gobierno para la Violencia de Género.

En la Fundación Woman’s Week lo seguiremos haciendo. Porque como el doctor forense Miguel Lorente suele decir: “No hay tregua en esta pelea”.

Carmen Mª García, presidenta de la Fundación Woman’s Week.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre