Categorías

El duro techo de cristal de la mujer en la ciencia

El índice del techo de cristal para las investigadoras del mayor organismo científico español, el CSIC, es inferior al contabilizado para la media europea —1,44 frente al 1,8— según el informe Mujeres Investigadoras 2017, recién presentado por la institución. Ese es un índice relativo, utilizado en los informes europeos She Figures para el ámbito académico. Un índice 1 indicaría que no existe desigualdad, un índice mayor que 1 indica la existencia de un techo de cristal para las científicas, según informa El País.

 
También la proporción de mujeres profesoras de investigación, la categoría más alta, un 24,84%, supera a la media europea, que en 2013 era del 21%. Esos datos positivos no eclipsan, sin embargo, el hecho de que la participación de las mujeres no ha cambiado de manera significativa en los últimos cinco años: son mayoría entre los investigadores predoctorales, pero desaparecen en los principales puestos de la carrera científica. Ellas representan el 40,66% de los científicos titulares y el 36,09% de los investigadores científicos. “La gráfica tijera está aún lejos de cerrarse”, afirma Pilar López Sancho, presidente de la Comisión Mujeres y Ciencia del CSIC, que elabora el informe.

 


El porcentaje de mujeres investigadoras en España es del 39%, un dato que aunque supera en seis puntos a la media de la Unión Europea (del 33%), solo ha variado unas pocas décimas en la última década, según los datos de 2015 de la Unidad de Mujeres y Ciencia (UMYC) del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. “Superamos esa media porque se trata de cargos predoctorales, que tienen salarios menos competitivos”, comenta María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, quien ha participado este jueves en un encuentro sobre mujer y ciencia organizado por la Fundación Santander en Madrid.

FUNDACIÓN WOMAN’S WEEK forma parte del proyecto START TECH, una iniciativa impulsada por un grupo de compañías líderes en el sector, que tiene como meta principal fomentar las vocaciones tecnológicas y que nace como respuesta al problema de la falta de profesionales STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) que existe en nuestro país.

Los datos estadísticos evidencian que el número de estudiantes que elige una carrera STEM ha descendido en los últimos años, especialmente entre las mujeres. Además, un porcentaje de quienes optan por esta formación, la abandona sin concluir, por ello es tan importante visibilizar este problema y motivar a los y las más jóvenes.

, , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Share This